Si no hay viento habrá que remar

13 02 2012

  El jueves 16 de febrero a las  20.30 h tendrá lugar en la Sala de Exposiciones del edificio CRAI del Campus de Gandia la inauguración de la exposición Si no hay viento habrá que remar,  que recoge instantáneas del fotógrafo Asensio Rodríguez ‘Yiyo’. Cuando este reconocido artista iba a publicar algunas de estas fotografías en la emblemática revista El Canto de la triupulación, editada por el fotógrafo de prestigio internacional Alberto Garcia-Alix, la revista tuvo que cerrar y el propio ‘Yiyo’ falleció en un accidente de moto.  La exposición podrá visitarse hasta el 30 de marzo de 2012. 

Previamente, el mismo 16 de febrero, a las 19.00 horas se realizará la proyección en el Aula Magna del Campus de Gandia del documental De donde no se vuelve de Alberto García-Alix, cedido por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia; a continuación, a las 19.40, se realizará una mesa redonda, que contará con la intervención de Miguel Ángel Rodriguez, hermano del fotógrafo protagonista de la exposición, ‘Yiyo’; también intervendrán Jorge Martinez, socio fundador de la agencia Germinal Comunicación, con la que ha ganado 20 premios “Laus” de Diseño y Comunicación Gráfica;  Mara Mira, colaboradora del suplemento Babelia de El País; Francesc Vera, profesor de fotografía de la UPV y Pep Aparisi, coordinador de FOTOESPAIGANDIA.


FOTOESPAIGANDIA es una iniciativa privada entre cuyos objetivos está la promoción de la obra de fotógrafos aficionados y profesionales, así como el impulso a jóvenes talentos.Esta organización pretende ampliar su ámbito de actividad hacia las producciones audiovisuales.


La exposición
La muestra que el FOTOESPAIGANDIA dedica a fotógrafo Asensio Rodriguez ‘Yiyo’, tiene como eje narrativo el triangulo Yiyo-El Canto de la tripulacion-Alberto Garcia-Alix. ‘Yiyo’ es un fotógrafo nacido en Cartagena el 25 de octubre de 1970, que realiza estudios de artes aplicadas (departamento publicitario) en Murcia. Como muchos fotógrafos de la época, tenía entre sus pasiones la revista El Canto de la triupulación y al equipo de gente que a su alrededor se movía, especialmente su alma mater Alberto Garcia-Alix.