“Mabel Palacín: 180º”

6 06 2011


Proyecto de Cataluña y las Islas Baleares en la Bienal de Arte de Venecia

El proyecto de Catalunya y las Islas Baleares presenta un proyecto individual de la artista Mabel Palacín. Se trata de un proyecto específico realizado para la ocasión en la misma ciudad de Venecia.

Mabel Palacín Inició su trayectoria a principios de los años noventa y desde entonces sus proyectos se han concentrado en dos cuestiones: el estatuto que ocupan las imágenes en la actualidad y los modos de producción en arte. Así se ha preocupado por reflexionar sobre la imagen como lenguaje universal: cómo los nuevos sistemas de obtención y difusión (desde los teléfonos móviles a las redes sociales) han permitido un acceso global a las imágenes; y cómo se han convertido en un lugar central condicionan, afectan y explican la actualidad social, económica y políticamente. En este sentido, Mabel Palacín reclama el espacio del arte como lugar de reflexión y proposición de un nuevo estatuto para las imágenes. Al mismo tiempo, en sus proyectos usa medios de producción que mezclan disciplinas, desde el cine, la publicidad y elementos de la cultura popular (música…).

180º, título del proyecto para la Bienal de Venecia, recoge la referencia a la llamada regla de los 180º en cine que marca a la relación entre la posición de la cámara y la del espectador. El proyecto de Mabel Palacín alude a dicha regla cinematográfica para manifestar que justamente la relación entre espectador e imágenes en la contemporaneidad ha quedado alterada por su multiplicación y uso democrático.

El proyecto 180º se despliega a partir de una gran vista de un edificio en Venecia: una toma fotográfica en gran definición; y un vídeo recorre esa imagen, desvelando los detalles y proponiendo diversas narrativas que están inscritas en ella. Provoca así una indiferenciación entre medios: 180º es al mismo tiempo una imagen en movimiento y una imagen fija. El proyecto se completa con otra serie de vídeos realizados desde las altanas, las características terrazas de Venecia. Estos vídeos funcionan como puntos de fuga. Obtenidos a través de distintos medios de grabación, en alta y baja calidad, inician un recorrido o un diálogo entre diferentes personajes partiendo del edificio principal del proyecto.

Mabel Palacín refleja la cualidad múltiple de la imagen, su carácter no unívoco, el papel del usuario en la construcción de distintas narrativas. El mismo título se hace eco de ese lenguaje universal que ha asumido la imagen, al ser cifras que no necesitan traducción. Y Venecia se convierte en el sujeto del proyecto subrayando un diálogo entre historia y contemporaneidad, Venecia como espacio origen de las vistas urbanas (Vedutas) y lo urbano como espacio de la contemporaneidad, entre lo local y lo universal.

irllull