Exposició de Lourdes Carrasco: Volver la jaula pájaro

22 05 2016

Cartel_Volverlajaulapájaro (resolución web)

Volver la jaula pájaro es un proyecto que recopila, a través de las técnicas del collage y la cianotipia, algunas de las citas y escritos que aparecen en el libro de Diarios, de Alejandra Pizarnik.

Alejandra Pizarnik, poetisa argentina destacada, nunca se sintió parte de este mundo. Para ella lo único que importaba era la palabra, aquello que para sí misma constituyó su refugio más íntimo. Fue una mujer inquieta, lectora profunda de muchos y grandes autores, donde sus temas de interés principales anduvieron entorno a la soledad, el dolor, la infancia y especialmente la muerte.

Influenciada por los surrealistas, el romanticismo y los simbolistas franceses, Pizarnik consiguió marchar a vivir a París, donde trabajó en varias editoriales francesas publicando poemas.

En 1964 regresó a Buenos Aires, año en el que fueron publicados sus poemarios más importantes, hasta que el 25 de septiembre de 1972, a la edad de 36 años y tras sufrir un cuadro depresivo y dos intentos de suicidio, decidió suicidarse ingiriendo una gran cantidad de barbitúricos.

La idea de esta exposición surge a través de la lectura de sus obras, donde la propia escritora escondía toda una maraña de pensamientos y sentimientos que, a modo de diario, le servirían de salvavidas durante la mayoría de años de su vida.

Sus lecturas fragmentadas por todos los textos que escribió hasta su muerte están llenas de una mezcla de dolor y de esperanza, donde en todo momento el dolor humano, junto a los complejos, las pesadillas, los miedos, el amor y el suicidio, se hicieron los principales protagonistas.

Los textos extraídos de Diarios para ser trabajados en esta exposición surgieron de un cúmulo de frases subrayadas a lo largo de una lectura personal y una necesidad reinterpretativa hacia los mismos.

Las características fundamentales de las obras expuestas en Volver la jaula pájaro son sus diferentes soportes impregnados con la técnica de la cianotipia y el cosido que unifica entre sí cada una de las piezas realizadas. Todo el trabajo de selección de las imágenes fue muy intuitivo, puesto que en ningún momento se realizaron pruebas acerca de cómo quedaría finalmente cada pieza.

Las obras finales tratan de interpretar, desde un punto de vista surrealista y metafórico, los sentimientos abstractos y deseos más íntimos de la autora.

Finalmente, Volver la jaula pájaro consta de veinte composiciones de diferentes tamaños, dispuestas en diferentes mezclas de soportes, donde algunas de las piezas están creadas para que el espectador pueda intervenir sobre las mismas e indagar acerca de qué se esconde tras cada interpretación.


Actions

Information