EXIT# 40 Alrededor de 10 años, entre la inocencia y la tragedia.

21 11 2010

La infancia es la edad de oro para la fotografía. Se calcula que la cantidad de fotografías de niños que se han tomado en la historia de este lenguaje visual supera ampliamente a cualquier otro tema o género. Las imágenes de los niños viven en los álbumes familiares, en la publicidad y la moda, en el mundo de las tragedias y de las guerras… Existen pocas cosas más efectistas que un niño en una fotografía, no obstante, las fotografías de niños también han servido para explorar esos territorios perdidos de la añoranza y de la inocencia, paraísos donde estuvimos y a los que no podemos volver.

Hugh Cunningham, profesor de Historia Social de la Universidad de Kent, Reino Unido, y autor, entre otros libros, de La imagen de la infancia desde el siglo XVII y The Invention of Childhood, traza los límites de la infancia, un concepto cambiante según la cultura y el momento histórico, y nos define también las diferentes formas de relación entre el mundo adulto y el infantil que han existido en la historia occidental: desde el esclavo, casi animal, hasta el príncipe, objeto de todos los deseos, el niño es un símbolo que refleja como un espejo las ansiedades de la sociedad.

Anne Higonnet, autora de Pictures of Innocence: The History and Crisis of Ideal Childhood, Lewis Carroll, y A Museum of One’s Own, lleva años trabajando sobre la infancia a partir de las imágenes que cada momento social construye de sus niños, con especial atención a esos momentos capturados en los que parece que la inocencia queda atrapada en las miradas y los rostros de niños de todo el mundo. La autora habla de esas biografías que construimos sobre nuestros hijos, de la obsesión de muchos fotógrafos por captar a través de la infancia de sus hijos la esencia de la infancia.

Pero, ¿realmente son felices los niños cuando les fotografiamos? ¿Hasta qué punto la infancia no es exclusivamente una construcción que hacemos los adultos a partir de una memoria perversa, de la añoranza de lo que nunca podremos recuperar, de lo que nunca tuvimos? Las miradas de cientos de niños quedan atrapadas como mariposas de mil colores en las páginas de esta revista que cumple diez años en sus manos, cruzando una línea que paulatinamente le lleva hacia la madurez y le aleja de esos años de inicio en los que todo parece posible. Michal Chelbin, Vee Speers, Nicholas Prior, Roger Ballen, Wendy McMurdo, Sergey Bratkov, Clare Richardson, Anastasia Khoroshilova, Anna Fox y Ingar Krauss son esos cazadores de miradas y de momentos en la infancia de niños que a veces son sus propios hijos y a veces absolutos desconocidos.

Pero hay más, Sally Mann, Pedro Álvarez, Christer Strömholm, Amy Stein, Lovisa Ringborg, Hellen van Meene, Nelli Palomäki, Loretta Lux, Alessandra Sanguinetti, Miguel Trillo, Tereza Vlcková, Catherine Opie, Jacob A. Riis, Gertrude Käsebier, Julian Germain, Emmet Gowin, Lewis Hine, Helen Levitt, Paola de Grenet, Rineke Dijkstra, Julia Margaret Cameron y, por supuesto, Lewis Carroll.

 

DISPONIBLE PER A CONSULTA A LA BIBLIOTECA DE BELLES ARTS – UPV