Exposició: Equilibrio, d'Oswaldo Maciá

26 09 2010

Inauguración: lunes, 27 de septiembre 2010, 20:00 h

27 de septiembre – 13 de noviembre 2010

Equilibrio es una obra muy coherente con las líneas maestras que han guiado la trayectoria artística de Oswaldo Maciá por cerca de dos décadas. En ella reaparecen tanto su decisión  estratégica de apuntar al oído antes que al ojo del espectador como la de explorar las  enormes posibilidades expresivas que ofrecen los estímulos acústicos que suelen pasar desapercibidos ya sea por imposiciones culturales  o simplemente por las limitaciones físicas inherentes al funcionamiento de nuestro aparato perceptivo.

Vesper es  uno de los  logros más remarcables obtenidos  por Maciá en el curso de sus investigaciones en torno a aquello que no escuchamos porque está excluido o devaluado radicalmente por la cultura dominante. Su título rinde homenaje al mito al que debe su nombre la primera estrella vespertina y consiste en una originalísima sinfonía compuesta por las voces de 90 mujeres de nueve países, de las más diversas lenguas, etnias, edades y condiciones sociales, que le contaron a él cuál había sido la mejor experiencia de su vida. El episodio luminoso y feliz  cuyo sólo recuerdo bastaba  para mantenerlas a flote aún en los momentos más arduos y difíciles que habían vivido. Y al que, sin embargo, poca o ninguna ocasión tenían realmente de contarlo a los demás.

En Equilibrio, en cambio, los que están en juego son sonidos que no podemos escuchar no por impedimentos culturales sino porque siendo ultrasónicos nuestro oído no los puede captar. De hecho esta pieza utiliza los cantos de los murciélagos blancos que habitan en América Central, cuyas grabaciones Maciá adquirió en los archivos sonoros de la Biblioteca Británica, y con los que compuso un intenso poema acústico en endecasílabos que luego entregó a Leo Hedman, un  acróbata profesional, para que lo convirtiera en una virtuosa coreografía. La misma que puede verse en la peliculaque se proyecta en una de las salas y que es una de las dos partes integrantes de esta obra. La otra parte es una mesa sobre la que Maciá ha dispuesto tanto los textos, notas, dibujos, preparatorios del proyecto como un conjunto de fotografías de unas pequeñas esculturas semiesféricas sobre las que ha elevado en columnas de apariencia inestable cubos y otros paralelepípedos.

La fuerte impronta visual de esta obra parece contradecir la opción por lo acústico de Maciá mencionada antes. Pero, en realidad, solo lo parece, porque quien impone su ley en ella no es la pulsión escópica, característica de la sociedad del espectáculo, sino nuestra disposición o facultad auditiva. El acróbata se somete en su performance a un poema que es acústico aunque ninguna de sus partes nos resulte audible. Y la propia búsqueda del equilibrio, que el arte y la arquitectura desde el Renacimiento se han planteado como una cuestión puramente visual, reaparece en Equilibrio  como una cuestión que resuelve sobre todo  el oído. Y más específicamente al oído medio, que es el peculiar giróscopo que permite mantener al cuerpo su equilibrio.  Como se lo permite al acróbata Leo Hedman, quién puede ejecutar en el espacio los movimientos más  veloces y desafiantes de la ley de la gravedad, siguiendo  la música inaudita de los murciélagos blancos, sin el más mínimo tropiezo, gracias al armónico comportamiento de su oído interno. Equilibrio es sin duda un fascinante poema visual pero es igualmente el mejor recordatorio de cuán decisiva nos resulta, en el día a día de nuestras vidas, la facultad de escuchar y los complejos dispositivos que la permiten.

Oswaldo Maciá es un artista colombiano afincado en Londres que ha realizado numerosos proyectos en América, Europa y Asia. En el verano pasado participó en la edición de la Bienal de Pontevedra y su exposición en la galería Visor de Valencia, es la primera muestra individual que realiza en un galería española.

Carlos Jiménez.

Escritor y crítico de arte. Profesor de Estética de la Universidad Europea de Madrid.

Oswaldo Maciá

En mi trabajo busco cuestionar el conocimiento común, lo que consideramos ya sabido y llamamos conocimiento, lo ya asumido e incorporado como parte indiscutible de nuestra realidad.  Me interesa situarme en la  posición de la percepción y de los sentidos para preguntar cómo traducen el mundo exterior, a través de ondas, moléculas, luz a formas, y cómo contribuyen a crear nuestra realidad.
Me interesan las relaciones  entre los hemisferios:  los internos (en el cerebro están el hemisferio derecho y el izquierdo) y los externos ( hemisferio norte y el sur) en medio de los cuales está el ser y la conciencia que, como la define John Locke,  es la perceptora de lo que pasa en la mente del hombre.
Mi obra trata a través de propuestas sonoras y visuales en unos casos y olfativas en otras, buscar otras formas de lectura que nos lleven a crear nuestro propio vocabulario. Formas más subjetivas y sofisticadas, capaces de establecer múltiples relaciones sensoriales con nuestro elusivo conocimiento de la realidad.

www.oswaldomacia.com


Actions

Information



Leave a comment

You must be logged in to post a comment