Art i Antropologia: recerca bibliogràfica

24 11 2016

cartell-art-i-antropologia-ok-jpeg

 

 

Después de la exposición “Arte y anarquismo”, La biblioteca sigue trabajando en la difusión de sus fondos y se embarca ahora en un nuevo proyecto: “Arte y antropología”.

La antropología “nos” ha permitido conocer e interpretar lejanas y exóticas culturas –entiéndase el nosotros de la manera más amplia posible-, acercarnos a seres extraños a nuestros ojos, con comportamientos fascinantes, sociedades que ven el mundo de un modo muy distinto al nuestro y que se relacionan entre sí con parámetros que necesitan la lupa del antropólogo para dotarlos de sentido fuera del entorno en el que se gestaron.

El arte que, como la filosofía, tiene uno de sus principales motores en la admiración que le produce el mundo, no podía dejar escapar el suculento manjar ofrecido por los antropólogos, una paleta de colores, formas, mitos, ritos, olores, texturas y carne, mucha carne. El exotismo ha sido y será misterioso y atractivo. Las vanguardias artísticas de principios del siglo XX, asombradas por la “fantasía primitivista”, dieron buena cuenta dejándonos un rastro de obras fundamentales.

Pero no sólo el producto de los estudios antropológicos ha tenido interés para el arte, también sus métodos de aproximación al objeto de estudio, así como el carácter autocrítico desarrollado en el intento de saltar por encima de su sombra etnocéntrica. Esas herramientas, más allá del exotismo, han atraído al artista que quiere reproducir el acercamiento más o menos exitoso a sus propios objetos de interés, ya sea el ser humano, el mundo o cualquier ente metafísico, asomándose fuera y, por supuesto, dentro de la carcasa humana.

Este viaje de ida también tiene billetes de vuelta. La antropología, además de estudiar las mani- festaciones artísticas como parte del entramado cultural, ha descubierto lo reveladora que resulta la autorepresentación frente a ojos coloniales, el diálogo, la provocación y la improvisación a la caza de lo imprevisible, la mirada participativa sin complejos por la subjetividad de la cámara -pensamos por ejemplo en Jean Rouch-. En definitiva, ha descubierto lo productivo de la imagen que le devuelve el espejo de una perspectiva artística.

También hemos reservado un hueco para algunos estudios de los nuevos espacios de simbolización de un mundo globalizado, entretejido por redes de información donde los individuos, más o menos integrados en esas redes, ejecutan sus rituales y donde el arte despliega fogonazos de apertura de mundo.

Cabe destacar la importancia del espacio de confluencia que suponen los lugares de exposición. Los museos con su propia hermenéutica, nunca aséptica, tienen una relevancia incuestionable.

Lejos de nuestra intención está pretender abarcar el tema, nos contentamos con dibujar un somero boceto a base de material bibliográfico si ayuda a adentrarse por estos derroteros con algo más de luz.


Actions

Information